Si has llegado hasta aquí, probablemente te apasione el mundo de los niños y su educación. Puede ser que seas mamá, papá, profesor, maestro o incluso puede que estés investigando sobre el tema. Por eso, hoy os explicamos cómo debe ser un educador infantil y cuáles son las funciones que debe desempeñar. Si os interesa, no os vayáis. Y no olvidéis matricularos en nuestro Curso de Auxiliar de Guardería y Jardín de Infancia + Máster Coach y en Inteligencia Emocional Infantil y Juvenil.

 

Las funciones del educador infantil

¿Sabes cuáles son las funciones que desempeña este profesional? No te preocupes, a continuación te detallamos todos los entresijos de esta profesión que debe basarse en el trato con el niño.

 

  • Intervención

Una de las primeras y más notorias funciones que debe cumplir un educador infantil es la de la intervención educativa. Es decir, una función puramente relacionada con la educación. Entre otras características, debe ser capaz de inculcar buenos hábitos.

Por otro lado, en este aspecto, el educador debe estimular la creatividad e intereses del niño. De esta manera, cuando el pequeño finalice su etapa de educación infantil, tenga inquietudes y pueda tener iniciativa propia. Además, su intervención debe propiciar un ambiente de crecimiento personal. Es decir, será el encargado de estimular al pequeño para que su crecimiento sea tanto a nivel formativo como intelectual.

 

  • Programación

Y no hablamos de informática. El educador infantil será la persona que prepare y ejecute el plan formativo de los niños. Será él o ella el que establecerá los objetivos y determinar la metodología y los recursos que permitirán cumplirlos.

También cabe destacar que él mismo debe ser capaz de adaptar los contenidos a cada niño. Teniendo en cuenta las condiciones concretas de los alumnos.

 

  • Relación

El maestro de infantil tiene buenas dotes sociales. Es decir, es capaz de mantener múltiples relaciones de naturaleza muy diferente. Por un lado, debe relacionarse con su equipo docente, profesorado, maestros de educación especial, dirección y coordinación…

Además de lo evidente, su relación con los niños, el otro gran bloque es el de los padres o tutores. Esta conexión debe priorizar la atención y detección sobre las necesidades del menor.

 

  • Diagnóstico

No todos los niños tienen las mismas capacidades, necesidades o carencias. Por eso, este profesional de la educación debe ser capaz de determinarlas. Es una de sus principales tareas estimular sus intereses y motivación. Además, debe enseñar, sea cual sea la condición de cada alumno, los conceptos necesarios. También debe ser capaz de controlar las relaciones que se establecen entre alumnos, para evitar la aparición de problemas.

Por otro lado, es el encargado de detectar las posibles dificultades del aprendizaje de cada niño. De esta manera, deberá buscar las herramientas necesarias para solucionarlas y tratar al pequeño.

 

  • Evaluación

Por supuesto, un educador infantil y todo el claustro docente debe ser capaz de hacer una evaluación personalizada y objetiva. Es decir, deberá determinar si cada alumno ha logrado superar los objetivos del programa educativo. Además, esta evaluación debe promover la mejora constante, tanto del equipo docente como de su alumnado.

 

Habilidades necesarias

Además de desempeñar las anteriores funciones, los educadores infantiles deben contar con algunas habilidades que les facilitarán su trabajo. Aquí va una pequeña guía para que compruebes si encajas en este perfil. ¡Sigue leyendo!

 

  • Empatía

Un buen educador de etapa infantil debe ser empático. Esta es una de las características básicas. El profesional debe ser capaz de entenderse con los pequeños, detectar sus preocupaciones y mostrarse cercano y comprensivo. Esta habilidad también se notará en la relación con los padres y el resto de equipo docente.

 

  • Responsabilidad

Cuidar y educar a más de una decena de niños a la vez no es fácil. La persona que se ponga al frente de ello debe ser responsable y consciente de ello. Además debe conocer a la perfección los derechos y deberes tanto de los menores como los suyos. Una característica imprescindible.

 

  • Compromiso

El proceso de aprendizaje de los niños es largo y debe ser constante. El maestro de infantil debe ser y estar comprometido con su trabajo y sus objetivos. Esta habilidad le conllevará mayores éxitos tanto a nivel personal como a nivel educativo.

 

  • Atención

Detectar y prevenir la aparición de problemas tanto en el aprendizaje como en el comportamiento de los niños no siempre es fácil. Por eso es necesario que el educador infantil sea, de per se, atento. Debe ser una persona que se fije en los detalles y sepa interpretar su significado.

 

  • Creatividad

Ser una persona creativa es básico para convertirse en un buen educador de la etapa infantil. Con ella, debe ser capaz de reconvertirse y repensar sus lecciones, de manera que éstas sean dinámicas y motivadoras. Esta característica también influirá directamente en la calidad de su método educativo. Los educadores infantiles deben idear talleres y juegos que estimulen a sus alumnos. En esta etapa de la vida, la imaginación es un factor muy importante que influye positivamente en su desarrollo tanto intelectual como de aprendizaje.

 

Especializaciones de un educador infantil

Un educador de la etapa infantil también puede especializarse en algunas materias específicas. Por ejemplo, con nuestro curso de auxiliar de guardería, también se cursa el máster en coaching e inteligencia emocional infantil y juvenil. Pero también los hay que se especializan en Psicomotricidad, en Música, en Lengua Inglesa, en Educación Especial o Atención Temprana o en Ocio infantil.

Si estás pensando en ello, analiza y ten en cuenta tanto tus habilidades como tus intereses. Recuerda que el trabajo de un educador, por encima de todo, debe ser vocacional. Solo convertirás tu trabajo en tu “pasatiempo” si te aseguras de que estás cumpliendo tus sueños.