Hay ocasiones en las que los adultos nos quedamos sin ideas. Ya sea porque estamos pesando en otros temas, tenemos una época de estrés o, básicamente, no somos muy creativos. Sin embargo, nuestros hijos nos reclaman atención y debemos inventarnos actividades para niños. Que no cunda el pánico, os traemos unas cuantas ideas para que no os quedéis más en blanco. Además, no os perdáis nuestro curso de Monitor de Ocio y Tiempo Libre Infantil y Juvenil + Coordinador / Director Monitores + Máster Coaching Infantil y Juvenil.

Seguid leyendo y coged vuestras libretas. Aquí va un listado de actividades de ocio para niños que no podéis dejar pasar. ¡A divertirnos!

 

Actividades para niños en casa y en familia

Pensar en hacer una actividad en familia puede ser un ejercicio tedioso. No todos tenemos la misma capacidad de inventar juegos o entretenimientos. Sin embargo, en algunas ocasiones, nuestros peques pueden pedirnos que juguemos con ellos. Y, ante estas situaciones, podemos quedarnos en blanco.

Tranquilos, aquí van unas pequeñas ideas para que la preocupación sobre el ocio infantil en vuestro hogar no sea recurrente. ¡Mirad cuantas ideas podéis poner en práctica en vuestras casas!

 

1-. Construir una muralla

Puede que en vuestra casa tengáis un pasillo. Una de las ideas más divertidas es que le propongáis construir una muralla o un fuerte. Haceros con todos los cojines de la casa y otros objetos como mantas o cajas de cartón. También podéis imaginar un cuento o historia, como por ejemplo que vuestro fuerte quiere impedir que entren los caballeros a su habitación. Incluso podéis rodear vuestro salón para evitar que nadie se acerque a vosotros.

 

2-. Crear los títeres

Otra de las actividades para niños que más les gusta es la de diseñar vuestros propios títeres. Podéis hacerlo, por ejemplo, con bolsas de papel pequeñas. Para ello, dibujad vuestros personajes y coloreadlos entre todos. Cuando los tengáis, podéis escoger vuestro cuento favorito o, por lo contrario, inventaros una historia. ¡Imaginación al poder!

 

3-. Recrear la búsqueda del tesoro

Pensad en qué puede ser vuestro tesoro y escoged a alguien que se encargue de esconderlo. Los otros, por otro lado, deberán ser los encargados de encontrarlo. A partir de ahí, deberéis localizar dónde está escondido el tesoro. A esta propuesta podéis añadirle un incentivo de premio. Si lo encuentra él o ella en x tiempo o con x pistas, puede escoger su merienda.

También podéis añadirle un toque más sofisticado pidiéndole al peque que dibuje un mapa del tesoro y, luego, os lo enseñe y os guíe con pistas o el típico juego de ‘frío o caliente’.

 

4-. Guerra de bolas de nieve

Sí, ya sabemos que no todos están en una zona donde nieve asiduamente. Por eso, y también con la intención de evitar resfriados, podéis crear vuestra propia nieve. ¿Qué pueden ser unas magníficas bolas de nieve improvisadas? Pues, ¡fácil!, los calcetines.

 

5-. Circuito loco

Este juego consiste en convertir vuestra casa en un circuito. Para ello, intentad despejar de objetos frágiles todo el hogar. Cuando tengáis escondidos y a buen recaudo lo más peligroso, conseguid cinta adhesiva. Con ella podréis marcar los dos carriles de la supuesta carretera. Ahora solo os quedará una cosa muy sencilla, ¡correr!

 

Actividades para niños al aire libre

Si antes os explicábamos algunas actividades para niños que podíais poner en marcha en vuestras casas, ahora os damos algunas ideas para el aire libre. Sobretodo, las podréis realizar en parques o jardines. Ya sea en familia o con sus amigos, la diversión está asegurada en todos los casos. ¿Cómo te los ibas a perder? ¡Mira!

 

1-. Carrera de huevos

Es una de las opciones que más les divierte. Ya sea en una fiesta o en un fin de semana “normal”, las carreras de huevos suelen ser el plan estrella. Para esta idea, es importante que los peques vistan ropa que se pueda ensuciar. Lo único que necesitaréis para jugar serán unas cucharas y unos huevos. Seguramente, el resto ya sabéis como funciona.

Marcad una línea de salida y una meta. Haced que los peques sujeten la cuchara con la boca y el huevo encima y ¡a correr! Por otro lado, si estáis en pleno verano podéis sustituir el huevo por globos de agua. Una carrera divertida y, además, refrescante.

 

2-. Tiro al plato

Fácil, sencillo y original. La actividad para niños de ‘tiro al plato’ consiste, básicamente, en lo que el propio nombre indica. Pero nada de tiros ni pistolas. Simplemente, conseguid cuatro o cinco platos de plástico en los que podáis escribir una puntuación de 10, 20, 30, 40 y 50 puntos.

Para los ‘tiros’ o ‘pesos’ que deberán lanzar, rellenad unos globos con un puñado de arroz. ¡Listos! Solo os queda distribuir los platos a cierta distancia entre ellos y comprobar quien es el más diestro en el tiro y la fuerza.

 

3-. ‘Scrabble’ a tamaño real

Todo el mundo conoce el divertido juego de mesa ‘Scrabble’, que consiste en buscar la manera de construir palabras. Tal vez, a ellos les suene más el funcionamiento de la app “Apalabrados”. Pues bien, ¿porqué no convertirlo en un juego a tamaño real? Construye piezas de letras a tamaño real para que puedan correr a por ellas y crear sus palabras.

Esta actividad, además de diversión y actividad física, también puede ser una idea para hacer manualidades. Piensa en la opción de crear, entre todos, las fichas. Aquí tienes una pequeña guía de las letras que debe contener:

  • 1 pieza de cada: F, J, Ñ, Q, V, X, Y, Z
  • 2 piezas de cada: B, G, H, M, P, joker (comodín)
  • 4 piezas de cada: C, L, T
  • 5 para las: D, N, R, U
  • 6 piezas de I y S
  • 9 Oes
  • 12 A y E.

Sal al parque y reparte 7 letras para cada niño. Quien consiga formar más palabras con esas letras, gana. La puntuación se distribuirá:

  • A, E, I, L, N, O, R, S, T, U à 1 punto
  • D, G à 2 puntos
  • B, C, M, P à 3 puntos
  • F, H, V à 4 puntos
  • Q à 5 puntos
  • J, Ñ, X à 8 puntos
  • Z à 10 puntos

¡A divertirse todo el mundo!