Te contamos qué es el coaching educativo y cómo funicona

El coaching es una metodología centrada en el desarrollo personal y profesional de las personas para mejorar su capacidad de focalización en los aspectos más importantes de su desarrollo como individuos. En este sentido ha comenzado a aplicarse lo que se conoce como coaching educativo, centrado en el desarrollo motivacional de los más pequeños. El objetivo es garantizar que los cambio cognitivos que va experimentando amplíen sus capacidades a través de la gestión de sus emociones y conductas. ¿Quieres formarte en este ámbito? No te pierdas nuestro Curso Inteligencia Emocional Online.

Coaching educativo para transformar directrices en impulsos

El coaching educativo no se centra en dar directrices. La meta es otra, conseguir las condiciones óptimas para el aprendizaje. Enseñar de forma directiva no es efectivo, esta es la idea base que promueve esta metodología. Por su parte, esta basa su evolución en la toma de decisiones conjuntas entre los profesores y los alumnos.

De esta forma se consiguen soluciones a través de procesos reflexivos .Superando las barreras y limitaciones que las creencias y la sociedad pueden inculcar inconscientemente en los más pequeños. Además, al tumbar estas barreras el resultado de los ejercicios está orientado a la creatividad y la resolución.

El método socrático

El coaching educativo centra la atención en el desarrollo del diálogo (método socrático). Con el objetivo de potenciar las habilidades de los alumnos. Gracias al diálogo, los coachees obtienen un feedback y ajustan las actividades para conseguir mejores resultados. Así la educación se convierte en una experiencia más que en una obligación. Un hecho que reporta muy buenos niveles de motivación por parte de los estudiantes.

¿Cómo aprender una madre, padre o profesor sobre coaching?

Lo más recomendable es formarte con un curso de inteligencia emocional o coaching o acudir a un profesional.

5 claves para aprender sobre coaching en la educación

El coaching no pretende ser una forma de educar. Sino un complemento con el que explorar vías para motivar al alumno. Sin tener que recurrir a una jerarquía de superioridad.

¿Cuáles son los principios básicos del coaching educativo?

1. Facilitar la búsqueda del potencial de cada niño. Encontrar aquellas áreas de conocimiento donde muestra más y mejores aptitudes.

2. Promover la autoconsciencia. Intentar que los niños permanezcan ajenos a la realidad de las contradicciones no facilita su integración, ni les ayuda a madurar. Sacar lo mejor de ellos consiste en adoptar una postura no directiva ni limitante, sino abierta a los cambios. De esta forma se les enseña a a ser observadores y reflexivos con aquello que experimentan por sí mismos.

3. Empoderamiento. Consiste en la necesidad de transmitirles confianza para aumentar su independencia. Para ello deberás asignarles tareas de responsabilidad que pongan a prueba sus capacidades, y de las que puedan salir reforzados.

4. Feedback. Lo comentábamos con anterioridad, recoger las impresiones de los jóvenes es vital para mejorar las técnicas de aprendizaje. Además al hacerlo se consigue que se sientan integrados en todo el proceso.

5. Potenciar las habilidades de atención, escucha activa, inteligencia emocional, paciencia y comprensión.

¿Cuál es el objetivo del coaching en los alumnos?

El coaching educativo busca mejorar el rendimiento individual de cada alumno. Además, quiere que puedan trabajar mejor también como grupo, como equipo.

Este forma de trabajar contempla que cada persona tiene distintos puntos fuertes y débiles.  Por ello, va en contra de homogeneizar la educación y busca el potencial y la creatividad de cada niño. En este sentido, el coaching quiere incidir sobre sus capacidades individuales y sobre su encaje en el conjunto. Es una experiencia activa de adquisición de conocimientos para los pequeños.

Beneficios del coaching

Algunas personas piensan que el coaching es una tendencia que terminará por desaparecer. Pero nada más lejos de la realidad. Todas las personas que lo han probado conocen los beneficios que esta metodología aporta. Tanto a nivel de bienestar y salud mental como a nivel de asimilación. Esta es la razón de que haya crecido tanto y tan rápido en áreas muy distintas como el desarrollo personal, laboral, educativo, como medio para hacer deporte o para cambiar hábitos alimenticios poco saludables.

Resumido en un listado, el coaching es beneficioso porque:

– Permite trabajar sobre objetivos concretos.

– Aumenta la capacidad creativa.

– Ayuda a los alumnos a gestionar el tiempo a la hora de realizar las tareas, reduciendo sus niveles de estrés.

– Mejora la autoestima, el empoderamiento.

– Mejora la flexibilidad mental y la adaptación al cambio.

– Beneficia las relaciones interpersonales y fortalece los lazos emocionales entre alumnos.

– Ayuda a mantener un nivel de motivación alto.

– Mejora la inteligencia emocional de los alumnos, reduciendo drásticamente los casos de bullying en las escuelas.

Conclusiones

El coaching ayuda a los alumnos a asumir la responsabilidad de sus actos y favorece la empatía a través de procesos cognitivos autorreflexivos. Ni siquiera en la edad adulta somos plenamente conscientes del daño que nuestras propias limitaciones y actitudes producen sobre nuestra vida, en el terreno sentimental, social y laboral. Qué mejor excusa para tratar de librar a los pequeños de barreras que solo dificultan el progreso.

El coaching educativo es una guía para que el resultado final de cada tarea, sea bueno o malo, erróneo o no, comporte un proceso (que es lo verdaderamente importante) donde el alumno consiga mejorar sus capacidades y ser consciente de qué hace bien y por qué.