La diversidad funcional es un término que se utiliza cada vez con más frecuencia. Es posible que hayas escuchado hablar sobre ella pero que no tengas claro a qué se refiere. Por eso, en este artículo queremos despejar algunas de las dudas que surgen en torno a este tema. A continuación, te explicamos más acerca de los tipos de diversidad y proponemos algunas actividades dirigidas a los niños con discapacidades. Si quieres puedes cursar la Formación en Pedagogía para promover una educación más inclusiva y accesible en la infancia.

¿Qué es la diversidad funcional en niños?

Hasta hace poco (y aún sigue haciéndose) se empleaba el término de minusvalía o discapacidad para referirse a un colectivo de la sociedad. Sin embargo, estos términos dan lugar a connotaciones negativas en muchos casos. Por eso, algunas de las personas afectadas han decidido dar un giro a los términos y han pasado a utilizar el de diversidad funcional en su lugar.

Con este cambio en el lenguaje, la idea es que se perciba su condición como una capacidad diferente. Es decir, no hay que calificarlo como un rasgo negativo, sino más bien sostener que la diversidad funcional existe. Y dentro de la misma, hay personas que tienen diferentes capacidades. Estas les permiten o les impiden realizar algunas funciones, requiriendo ayuda de otras personas. He aquí la clave de este término.

Cambiar el término tiene una gran relevancia de cara a entender mejor a estas personas y a integrarlas en la sociedad, una acción sobre la que todos debemos contribuir. Ahora se ha pasado por fin a hablar sobre integración e independencia de estas personas y se apuesta por la filosofía de vida independiente, además de la igualdad de oportunidades. El trabajo dignifica a las personas, al igual que la educación, la vivienda, la comunicación, el transporte, el ocio o la información. Todo ello debería ser accesible para todo el mundo.

¿Cuáles son los tipos de diversidad funcional?

La diversidad funcional se puede clasificar fundamentalmente en cinco tipos distintos. Seguidamente, puedes conocer las características fundamentales de cada uno de ellos:

Motriz o física

En este grupo se engloban las personas que presentan diferentes limitaciones a la hora de realizar movimientos. Estas dificultades pueden afectar al desplazamiento, al equilibrio o a determinados factores que requieren el apoyo de instrumentos o la ayuda de personas. Algunas de las enfermedades que producen este tipo de dificultad pueden ser el Párkinson, la esclerosis múltiple o la parálisis cerebral.

Visual

La discapacidad visual no se refiere únicamente a la ceguera, sino a todas aquellas personas que tienen una visión disminuida o reducida. Es posible que algunas medidas correctivas como las gafas, las lentillas o las lupas puedan servir para que sean personas autónomas.

Auditiva

Nuevamente, la discapacidad auditiva es una condición en la que existen diversos grados y también es posible utilizar diferentes aparatos para mejorar la audición. Es posible que las personas que nacen directamente con problemas auditivos, tengan asociados dificultades en el habla.

Intelectual o psíquica

Hay numerosas causas que pueden derivar en una discapacidad intelectual. Ejemplo de ello son el síndrome de Down o el síndrome alcohólico fetal. En estas personas, es típico que el desarrollo en términos educativos sea más lento y que tengan algunos problemas de comunicación y socialización.

Multisensorial

En este caso, hablamos de dificultades en más de un sentido de forma simultánea. Uno de los casos más claros sería el de la ceguera y sordera desde el nacimiento. En este caso, lenguajes alternativos como el Braille serían una herramienta de comunicación muy potente.

Niños con discapacidad intelectual

La discapacidad intelectual en niños es difícil de detectar en muchos casos. En los más pequeños, no existen demasiadas señales que nos lo indiquen. Por eso, te queremos explicar en qué consiste y cuáles son algunas de las claves para verlo.

Por un lado, hay que mencionar que estos niños suelen tener dificultades en algunos aspectos como la comunicación, el aprendizaje y la resolución de problemas. En ciertos casos, también es posible notar que sus conductas no siguen patrones y que tienen problemas para algunas actividades rutinarias como la higiene.

De cualquier manera, existen diferentes grados y algunas son más graves que otras. La educación es fundamental para que puedan desarrollar al máximo su independencia. Por ello, es necesario emplear metodologías alternativas con diferentes recursos.

Algunas de las señales que pueden indicar casos de deficiencia intelectual pueden ser el retraso a la hora de gatear o caminar. Por otro lado, es frecuente que estos niños no sean capaces de percibir qué sucede cuando su comportamiento no sigue unos patrones. También, en estos casos, tardan más en aprender.

Actividades para niños con diversidad funcional

Como ya te adelantábamos, es importante que se utilice una educación muy funcional, que tiene como principal objetivo la independencia. Con ellas se tratará de lograr la equidad para que podamos vivir en una sociedad más igualitaria.

Las actividades que se desarrollan con estos niños, se caracterizan por ser lúdicas. Esto supone que se involucren totalmente en ellas y que así sea más sencillo fomentar el aprendizaje. Además, también se busca en todo momento que sean participativas, involucrando a todos los miembros y, además, relacionales. Esto último supone que se integren entre sí, pero también con el entorno que les rodea. Asimismo, se debería trabajar siempre en actividades grupales, como las de un deporte de equipo.

Por otro lado, hay que tener en cuenta la flexibilidad y la creatividad. Adaptar el proceso a cada niño y permitirle desarrollar su imaginación son fundamentales para obtener buenos resultados. Y ya por último, no hay que olvidarse de que la educación en este caso ha de ser activa. Es decir, los niños deben ser los protagonistas de su propio aprendizaje.

En definitiva, diversidad funcional significa integrar por completo a estos colectivos en la sociedad y de inculcar la empatía con el resto. Esperamos que ahora te haya quedado mucho más claro este tema y que las pautas que te proponemos para niños sean útiles y puedas ponerlas en práctica cuanto antes.

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p.e. páginas visitadas). Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies