¿Sabías que los juegos para aprender tienen un papel básico en la educación infantil? Son muy necesarios para que los niños se desarrollen de manera integral. Por eso, la pedagogía actual los incorpora en todas las etapas. ¿Te apasiona este ámbito? Entonces no te pierdas nuestro Curso de monitor de tiempo libre.

Los juegos para aprender son un recurso educativo de gran importancia en todas las áreas educativas. Jugar permite a los niños aprender de manera rápida y sin estrés. En consecuencia, se trata de una herramienta que facilita su educación. Seguramente, esto ya lo intuías.

Para los niños, jugar libremente también es educativo y no siempre hace falta que el juego esté programado para que eduque. Es decir, los niños aprenden porque juegan de manera espontánea. No juegan pensando que van a aprender. Sin embargo, los educadores y padres tenemos en el juego una gran herramienta de aprendizaje.

Los beneficios de los juegos para aprender

Si el juego, como ves, es tan importante, es debido a que al jugar los pequeños obtienen una gran cantidad de beneficios como:

– Sentirse bien consigo mismos y con el entorno.

– Se expresan con libertad.

– Mejoran sus relaciones sociales.

– Ayuda a madurar y hacerse responsable.

– Mejora la capacidad de juicio.

– Aprenden a ir incorporándose poco a poco en el mundo de los adultos.

– Les ayuda a estar más integrados en su grupo y en su cultura de referencia.

– Exploran el entorno, conocen mejor la realidad.

– Desarrollan la imaginación y son más creativos.

Algunas propuestas de juegos para aprender

Dependiendo de la edad de los niños puedes poner en práctica diferentes juegos para aprender. Estos son algunos juegos interesantes clasificados por objetivos pedagógicos.

Juegos de desarrollo motor fino

Objetivo: aprender a controlar los movimientos precisos de sus manos y dedos.

– Hacer collares con cuentas, botones, macarrones de colores.

– Construir una torre con piezas lo más alta posible sin que se caiga.

– Aprender a atar los cordones de la zapatilla y aprender otros nudos, como algunos nudos marineros.

– Jugar al divertido MIKADO o palillos chinos.

– Hacer puzles, pueden ser ya comprados, o se les puede dibujar en un cartón y construir un puzle casero.

– Hacer un marco para aprender a abrir y cerrar cremalleras o abrochar botones.

Juegos de orientación espacial

Objetivo: los conceptos de arriba-abajo; cerca-lejos; delante-detrás; derecha-izquierda.

– Juego de encontrar las diferencias entre dos dibujos iguales.

– Hacer una pulsera para poner durante unos días en la mano derecha (o izquierda). El niño aprende a distinguir estos conceptos más fácilmente.

– Juego de la cuchara: con una cuchara el niño deberá mantener un objeto pequeño dentro sin que se le caiga, durante un tiempo. Primero con mano derecha y luego la izquierda. Deberá andar por la sala hasta que se le caiga. Es un juego divertido y, además, el tiempo se puede medir con música.

– El juego de los bolos primero con mano derecha y luego con izquierda. Anotar con qué mano acierta más cada niños. Ayuda a la coordinación mano-ojo, igual que escribir. Ayuda a regular su fuerza muscular y a concentrarse.

– Dibujar y recortar círculos de cartón duro y colorearlos para encajarlos con lanzamientos en un hito. Primero con una mano y después con la otra.

– Esconder objetos para encontrarlos haciendo preguntas: ¿está debajo de…?; ¿arriba de…?, ¿dentro de…? Se va pasando el turno al niño que lo acierte.

Como ves, planteamos que los niños participen en la creación de los materiales de los juegos. Esto les entretiene y les ayuda a mostrar mayor interés.

Juegos de atención y concentración

Objetivo: reforzar la memoria visual del niño.

– Jugar al los pares de figuras o «memory». Las figuras, van por parejas, se deben levantar y memorizar su posición. El niño debe encontrar la figura idéntica. Así hasta encontrar todas las parejas. Se puede ir haciendo más complicado conforme los niños son mayores.

– Imitar formas y figuras con palillos (valen las pajitas). Debe crear la misma figura que visualizar como ejemplo.

– Juego de ¿quién se fue? Consiste en colocar objetos sobre una bandeja. Los niños lo visualizan y deben recordarlos. Se dan la vuelta y se elimina uno de ellos. Al darse la vuelta el niño debe recordar cuál falta. Se puede hacer con tarjetas de dibujos como alternativa.

– Dibujar escenas en las que falten ciertos objetos o detalles. Por ejemplo, una casa sin tejado o una cara sin nariz. Los niños deben encontrar los errores. Cuanto más mayores más complejos serán los dibujos.

– Recordar objetos de una imagen: se van pasando imágenes, fotografías o dibujos. Se observan unos segundos y se recuerda lo que hay en ellas. Gana el que más cosas recuerde.

Juegos de memoria auditiva

Objetivo: entrenar la memoria auditiva.

– Repetir palabras en un orden agregando una nueva cada vez. Si se equivoca pierde el turno y le toca al siguiente. Se pueden usar series de frutas, colores o animales.

– Inventar historias. Se comienza con una historia y los niños tienen que seguir inventándola y contándola como un cuento. Cada uno debe recordar y repetir la historia desde el principio. Incluso pueden grabarse las historias para tener cuentos inventados por los niños, creando una biblioteca auditiva.

– Cantar canciones y aprender la letra. La música ayuda a memorizar las letras. Una modalidad del juego consiste en inventar canciones propias con letras creadas por los niños.

Como los niños tienen diferentes niveles de madurez de manera individual, puedes ir adaptando cada juego según sea esta.

Los campamentos y las actividades extraescolares

Otra de las actividades que te proponemos son los campamentos, por ejemplo, de verano. En ellos los niños socializan y se relacionan sin la presencia de sus padres. Aprenden las normas de convivencia y a ser mucho más autónomos. Son espacios en los que se realizan muchas actividades lúdicas con monitores especializados en juegos para aprender.

Así, durante el curso escolar es muy interesante que realicen alguna actividad extraescolar que, dependiendo del niño, les ayudarán a aprender jugando. Representan otro ambiente diferente al de la escuela, son espacios en los que el aprendizaje se realiza de forma más distendida disfrutando con los deportes, el teatro, el baile o la música.

Como ves, los juegos para aprender abarcan un amplio abanico de actividades, objetivos y posibilidades. Nosotros hemos puesto un granito de arena, el resto lo dejamos a tu iniciativa, creatividad y pasión. ¿Te animas?