La orientación educativa es la base para que los jóvenes decidan hacia a dónde quieren dirigir su carrera profesional. Es importante desarrollar la conducta vocacional adecuada, ya que esta determina el futuro laboral y desarrollo personal de cada niño de cara a su edad adulta.

Si quieres convertirte en un profesional del asesoramiento escolar, echa un vistazo a nuestro Curso de Coaching y fórmate en inteligencia emocional infantil. Así, aprenderás a promover las capacidades psicológicas y pedagógicas en las etapas de la infancia y adolescencia.

Qué es la orientación educativa

Tomar una decisión acerca del camino vocacional a seguir no es fácil. Los jóvenes tienen muchas dudas sobre cómo enfocar su carrera profesional. En este proceso, la orientación educativa es decisiva para fomentar una actitud vocacional en el estudiante, teniendo en cuenta sus gustos y aspiraciones personales. Para conseguirlo, los orientadores educativos trabajan para impulsar el potencial de los jóvenes y ahondar en sus preferencias y capacidades, lo cual es determinante para facilitar decisiones acertadas.

No obstante, esta orientación va más allá. De hecho, también es una forma de ayudar a los alumnos que presentan dificultades de aprendizaje. Así, los orientadores les asesoran para alcanzar sus objetivos educativos, promover su desarrollo personal y profesional, así como su integración en la sociedad.

De forma más específica, para entender para qué sirve la orientación educativa, cabe destacar sus tres interpretaciones:

Orientación escolar

Su finalidad es asesorar al alumno para mejorar su aprendizaje e inculcarle una mayor responsabilidad en materia educativa. En este proceso, intervienen también los padres, profesores y centros escolares con el fin de conseguir mejores resultados.

Orientación profesional

La idea es ayudar a los alumnos a desarrollar sus habilidades y a definir sus intereses para autoconocerse mejor. Esto les proporciona una mayor capacidad de decisión acerca de sus elecciones académicas y laborales.

Orientación personal

El objetivo es acompañar a los jóvenes en la mejora de su desarrollo personal y en la prevención de los problemas emocionales. En este tipo de orientación, se trabajan las posibilidades y limitaciones del alumno. Igualmente, se da una asistencia personalizada en el caso de que el estudiante presente necesidades especiales en materia educativa.

Principios de la orientación escolar

En su libro «Principios y Servicios de la Orientación Escolar», el autor Frank W. Miller señala los siguientes principios de la orientación educativa:

  • Se trata de un proceso aplicable a todos los alumnos, independientemente de si presentan o no necesidades educativas especiales.
  • La orientación debe iniciarse cuando el niño empieza el colegio y se extenderá hasta finalizar sus estudios. Normalmente, se da en el periodo de secundaria, pero es muy positivo aplicarlo desde etapas anteriores, ya que así se trabaja también la prevención.
  • Se aplica en todas las áreas para promover un desarrollo integral: físico, mental, emocional y social.
  • La orientación ayuda al estudiante a comprenderse mejor para definir sus objetivos.
  • Es un proyecto común en el que intervienen padres, profesores, directores académicos y los propios orientadores.
  • Se considera la orientación educativa como parte esencial del proceso de educación.

Cuál es el propósito de la orientación educativa

La orientación escolar es una herramienta para la mejora de la atención del alumnado.  Veamos, a continuación, cuáles son los objetivos o funciones de la orientación educativa:

  • Velar por el cumplimento de los objetivos del alumno.
  • Conocer en profundidad a los alumnos; sus capacidades, intereses, aspiraciones y motivaciones. De esta forma, es más fácil guiarles hacia la opción educativa y profesional que mejor se adapta a sus preferencias.
  • Ayudar a los alumnos a mejorar su rendimiento escolar y adaptación al medio educativo.
  • Asesorar a alumnos, familias y profesionales educativos para promover el desarrollo personal y académico de los niños y adolescentes en las diferentes etapas. Es esencial integrar a todas las partes implicadas (profesores, familias, alumnos y centros) para mejorar el proceso de orientación.
  • Poner a disposición del alumno guías de orientación vocacional que le ayuden a decidir su itinerario formativo y profesional, en base a sus propios intereses.
  • Identificar a los alumnos que requieren apoyo en su aprendizaje y diseñar un programa de intervención personalizado. Es primordial que el orientador sepa detectar las dificultades personales y educativas que influyen en su aprendizaje para diseñar los planes de prevención o de intervención adecuados.
  • Trabajar la orientación escolar con otros centros para crear conocimiento compartido.
  • Colaborar en el desarrollo de la innovación e investigación académica.

Cuál es el trabajo de un orientador educativo

Los orientadores educativos están formados en las áreas de Psicología, Pedagogía y Psicopedagogía. Generalmente, intervienen en la etapa de Secundaria, pero también participan en las etapas de Infantil y Primaria.

En cualquier caso, el orientador educativo debe ser un experto/a en asesoramiento escolar. Asimismo, conocerá todos los factores que benefician o que influyen en el proceso de enseñanza y de aprendizaje. También sabrá detectar las necesidades de cada alumno y aplicar el protocolo de intervención más adecuado en cada caso. Este profesional debe tener un conocimiento profundo del entorno educativo y del funcionamiento del sistema escolar.

La presencia de la figura del orientador educativo es cada vez más común en escuelas e institutos. Pero, ¿qué tipo de tareas realiza este profesional? Si te preguntas qué hace un orientador escolar, estas son algunas de sus principales labores:

  • Asesorar al alumno y familia para mejorar la calidad del aprendizaje y de las habilidades interpersonales. El objetivo es ayudarle para delimitar su toma de decisión.
  • Detectar las necesidades educativas especiales e iniciar un proceso de intervención. De hecho, la primera función de un orientador educativo es el diagnóstico. Conocer el contexto escolar y profundizar en la evolución del alumno es indispensable para orientar al alumno correctamente. En este sentido, es importante conocer la trayectoria escolar del estudiante, sus intereses y conocimientos, así como las disfunciones que puedan interferir en su rendimiento.
  • Trabajar para fomentar el rendimiento educativo y reducir el abandono escolar, asegurando la continuidad académica.
  • Elaborar informes psicopedagógicos en función de los requerimientos de cada caso.
  • Diseñar un programa de orientación profesional que incluya las diferentes opciones acerca del futuro laboral.