Tanto si eres padre, madre o educador seguro que sabrás que el desarrollo psicológico de los niños está formado por varios ámbitos. Podemos encontrar el propiamente cognitivo, el área emocional y también el ámbito social. Si estás buscando convertirte en un experto del tema, no te pierdas nuestro Máster Psicología Infantil. Y sigue leyendo, porque hoy os traemos un post sobre la psicología cognitiva. ¿Sabes qué es? Te lo contamos todo sobre ella.

La psicología cognitiva es una disciplina que, aplicada e integrada en la escuela, tiene una finalidad muy concreta. Se trata de una herramienta muy valiosa en el desarrollo y crecimiento infantil. Su máxima es encontrar el equilibro en los tres ámbitos que antes comentábamos. ¿Sabes cómo lo hace? Acompáñanos, a continuación te lo contamos.

Qué función cumple la psicología cognitiva en la etapa escolar

Desde antes de nuestro nacimiento, el desarrollo psicológico se va produciendo como un proceso que culmina en la edad adulta. Y para que el desarrollo y la maduración del niño sean adecuados es necesario que el ambiente sea estimulante y favorecedor.

Así, podríamos comenzar diciendo que aprender es un proceso activo porque el niño toma información de su medio y construye una representación interna. Es de esta forma cómo una persona estructur sus conocimientos aa lo largo de su crecimiento y, además, construye estrategias de almacenamiento de memoria.

Por ello, es altamente interesante incorporar actividades que ayuden a los pequeños a seleccionar información relevante de manera automática. En resumen, podríamos decir que la psicología cognitiva es uno de los mecanismos que favorecen el aprendizaje dinámico. O lo que es lo mismo, con ella, el peque tiene protagonismo propio y realiza automáticamente procesos mentales que favorecen su desarrollo.

¿Cómo se incorpora la psicología cognitiva en las actividades?

Como ya hemos comentado es muy importante que se incorpore al realizar la organización de actividades. Si se hace, los niños pueden:

– Participar activamente durante el proceso de aprendizaje.

– Organizar el propio material.

– Construir los conceptos razonando o con actividades puntuales.

– Comenzar a argumentar y relacionar los conocimientos nuevos con los ya adquiridos.

Cada vez que se aprende algo nuevo, el alumno lo va a reconstruir. Por tanto, si es así, va a tener un nuevo significado para él. ¡Es muy importante para los niños que las cosas que aprenden tengan sentido y les interesen!

Según la edad en la que se encuentran, los niños aprenden de forma diferente. Por eso, la psicología cognitiva plantea metodologías adaptadas a cada etapa escolar.

 

La educación primaria como etapa crucial

Como ya sabrás, desde los 0 años a los 3 años los peques pueden acudir a guarderías. De los 3 a los 6 años se realiza su formación en los colegios, aunque su escolarización todavía no es obligatoria. Pero a partir de los 6 años los niños ya son escolarizados. Por tanto, comienza una etapa de aprendizaje más estructurado.

De todas formas, en nuestro país, casi todos los niños son escolarizados a los 3 años. Por lo que veamos primero cómo afecta la psicología cognitiva en esta etapa.

 

Habilidades cognitivas en la etapa infantil

Para potenciar esta parte de la psicología humana, en la etapa infantil se suelen incorporar juegos de ejercicio y simbólicos. Con ellos, los peques aprenden a afrontar diferentes situaciones de su entorno. En general, la máxima de estas dinámicas es estimular sus capacidades cognitivas para desarrollar sus capacidades a través del juego. Otros objetivos son lograr que amplíen el vocabulario y que aprendan a contrastar situaciones y a categorizar.

Las actividades pueden ser muy diversas en este sentido. Sin embargo, si buscáis algunas ideas que den forma al impulso de estas habilidades cognitivias, proponemos estos conceptos:

– La lectura de cuentos en el aula, teniendo en cuenta que se les debe hablar con frases bien estructuradas y diálogos enriquecedores. No es tan importante que aprendan muy pronto a leer por sí mismos. Es mejor que aprendan modelos adecuados a través de los adultos. Así, cuando pasan a la siguiente etapa, a partir de los 6 años en la educación primaria, han sentado las bases para aprender a leer y escribir.

– Trabajo de la psicomotricidad fina, lo que les ayudará en el «trazo» cuando comiencen su etapa escolar primaria. Este punto se potencia con juegos que potencien su atención en su propio cuerpo.

– La psicología del conocimiento se puede estimular a través de su memoria auditiva. Intentad aplicar juegos o actividades pedagógicas con sonidos y música.

– También es importante potenciar su memoria visual con juegos como «adivinar objetos» o «quién es quien».

– Las habilidades de aprendizaje se refuerzan con juegos que impulsan el pensamiento y el razonamiento lógico.

 

Habilidades cognitivas en la educación primaria

De los 6 a loes 12 años, es decir, en la etapa de la educación primaria, las competencias cognitivas se potencian de otras formas en base a sus cambios físicos y psicológicos. Las actividades se enfocan a adquirir nociones y a que su pensamiento sea cada vez más lógico y crítico. Porque ya comienza en sí mismo el razonamiento, los niños van dejando atrás el pensamiento puramente intuitivo.

 

¿Cómo es su pensamiento en esta etapa?

Tiene ciertas características:

– Ya comienzan a entender que los objetos conservan características.

– Comienzan a interrelacionar hechos retrocediendo con su pensamiento: causa-efecto

– Empiezan a plantearse sus propios puntos de vista.

– Se ponen cada vez más en el papel de los demás.

– Razonan sobre cosas concretas y reales.

– Pueden jerarquizar por clases los objetos o agruparlos según tengan similitudes o diferencias.

 

Cómo potenciar su desarrollo cognitivo

Para potenciar el pensamiento reversible se plantean problemas de matemáticas y se les deja resolver por sí mismos. Al principio los problemas son similares y poco a poco se van haciendo diferentes. Una característica muy importante de esta etapa es que se les ayuda a plantearse interrogantes a partir de experiencias cotidianas. Esto es un gran aporte a su desarrollo en cuanto a aprendizaje.

También es en estas edades cuando se les ayuda a comprender y relacionar hechos del entorno natural y social. Es importante que se hagan preguntas sobre ellos, como: ¿por qué crees que ocurre esto? Así se les ayuda a ir pasando de lo concreto a lo abstracto. Progresivamente, estas capacidades cognitivas se potencian con otras actividades de lógica y matemáticas más complejos.

En definitiva, la psicología cognitiva en la etapa escolar permite la realización de actividades especialmente diseñadas para lograr el pleno desarrollo de los niños.