La neuropsicología infantil se centra en la evolución del niño durante su desarrollo. Es la disciplina que compara el cerebro del menor con su forma de actuar, aunque no necesariamente tiende a tratar patologías. Lo más habitual es encontrar la figura del neuropsicólogo en las escuelas, por el importante papel que ejerce en su educación. ¿Te interesa el tema? A continuación desarrollamos más a fondo esta área de la Psicopedagogía Infantil. Y si quieres estudiar psicología online, descubre esta titulación especializada en psicopatología infantil y juvenil.

¿Qué es la neuropsicología infantil?

La neuropsicología infantil es una disciplina basada en el aspecto conductual del niño durante sus diferentes etapas de desarrollo. En el aspecto médico, se estudia el cerebro del menor para tratar de explicar su comportamiento.

En el ámbito escolar, se tienen en cuenta los problemas de aprendizaje que pueden presentar los alumnos. También hay que centrarse en las dificultades que muestren en la atención. Una vez observado si existe también un comportamiento poco habitual, se llevan a cabo diversas pruebas de evaluación.

No siempre es sencillo hallar estos problemas en casa. Como padre o madre, puede que no logres darte cuenta de los problemas que presenta tu hijo. Muchas veces, por medio de las calificaciones, más bajas de lo normal, se puede comprobar si se da alguna dificultad.

Solicitar a tiempo la evaluación de un neuropsicólogo infantil es muy recomendable y necesario en muchos casos. Con la ayuda de la institución pública puedes dar ese paso. En otros casos, también resulta factible la atención privada.

¿Cuál es la función de un neuropsicólogo?

El neuropsicólogo es un psicólogo infantil que analiza la capacidad de aprendizaje del menor junto a su desarrollo cerebral. Se centra en dos ámbitos de intervención. Desde el ámbito clínico, se analizan las posibles patologías, comprobando si existe algún un daño cerebral. En este sentido, se observan las consecuencias sobre la conducta del menor, con el fin de establecer determinadas pautas de corrección.

Entre las causas clínicas pueden darse epilepsia, tumores, lesiones cerebrales, traumatismo craneoencefálico, trastornos del lenguaje y/o aprendizaje, autismo, entre otras. Es probable que en alguno de estos casos, el neuropsicólogo estime la visión médica de otro experto para asegurar un diagnóstico correcto.

Con respecto al ámbito básico-infantil, el especialista en neuropsicología infantil tendrá en cuenta las funciones superiores mentales. Deberá hacer un comparativo de la conducta del menor en relación a su desarrollo.

El psicólogo infantil examinará al niño que presenta dificultades, cuando estas afectan a sus habilidades motoras y sensoriales. Asimismo, atenderá a su proceso de lectura, a su concentración y capacidad de atención, especialmente en el entorno académico.

Proceso de evaluación en neuropsicología infantil

Cuando vayas a la consulta de un neurólogo infantil con tu hijo, seguramente necesitarás acudir a varias citas. Una evaluación neuropsicológica puede requerir entre cinco y doce horas, en función de las necesidades del menor. En neuropsicología infantil, el proceso de evaluación se llevará a cabo a través de varias fases que te explicamos a continuación.

La visita inicial

Lo prioritario es que no te pongas nervioso ante la primera consulta. Se aconseja que lleves apuntada una historia clínica de tu pequeño. Todo lo que recuerdes acerca de enfermedades o detalles que te resulten importantes. Prepararte para una cita puede facilitar al especialista muchas cuestiones.

De todas formas, el neuropsicólogo infantil te realizará uno o varios cuestionarios para elaborar una primera evaluación del niño. Después, establecerá qué pruebas son pertinentes para acercarse al diagnóstico. A partir de aquí, comienza la siguiente fase, de vital importancia para padres e hijos, así como necesaria para establecer el resultado.

La fase de pruebas

Las pruebas se dividirán en varias sesiones, según considere el especialista. El tiempo puede variar de una sesión a otra, llegando a oscilar entre hora y media y tres horas. En la longitud de cada prueba se tendrá en cuenta la participación del menor.

Se pueden llevar a cabo distintos tipos de pruebas, como las clínicas, donde entrarían la tomografía craneal, la resonancia magnética y el encefalograma. Estas vendrían a corroborar ciertos déficits hallados en el niño y asociados a lesiones cerebrales.

Revisión y diagnóstico

Tras el análisis del conjunto de las pruebas realizadas al menor, el especialista en neuropsicología infantil podrá comunicar su diagnóstico. Por lo general, en caso de los niños pequeños, se solicita una consulta solo con los progenitores.

Se llevará a cabo una explicación de los resultados con el correspondiente diagnóstico. En este punto se determina si el menor presenta problemas de aprendizaje y de atención. Seguidamente se exponen cuáles son los posibles tratamientos, así como la posible intervención de otros especialistas, si el caso lo precisa.

La actuación del psicólogo infantil puede servir para dar inicio al tratamiento. El neuropsicólogo determinará el tipo de evolución que se espera en el paciente.

¿Cómo intervienen los neuropsicólogos en las escuelas?

Lo conveniente es que la escuela pueda facilitar la presencia del neuropsicólogo dentro de la institución. El trabajo conjunto entre profesores y el especialista otorga mejores resultados en los menores.

Hay que tener en cuenta que los primeros en observar problemas en el niño son los docentes. Ellos pueden ofrecer una visión más amplia, en lo que se refiere al aprendizaje. Obviamente, la visión que tengas como progenitor es muy importante y necesaria para el correcto diagnóstico de tu hijo.

En caso de que el neuropsicólogo sea externo a la institución, será preciso que mantenga contacto telefónico con el equipo docente. Seguramente, este último haya elaborado también una evaluación del menor.

Aspectos detectados por los docentes pueden no haberse identificado en las pruebas psicológicas, y viceversa. La recuperación del estudiante se podrá llevar a cabo con un exhaustivo análisis y con la completa cooperación de todo su entorno. El diagnóstico clínico siempre será diferente a las observaciones dentro del aula. Incluyendo una enseñanza especial que persiga reforzar los puntos débiles del niño, le ayudará a superarse. Aquí interviene, de una manera especial la labor del docente, que será determinante en el tratamiento del alumno.

Facilitar el aprendizaje y la atención hará que el menor gane en autoestima. También, esto le ayudará a evolucionar positivamente en su desarrollo personal y académico. Como ves, la neuropsicología infantil es una disciplina que trabaja para que los menores se desarrollen favorablemente. Y es que, a pesar de las dificultades que puedan presentar en el aprendizaje y en la atención, existen tratamientos psicológicos que aportan buenos resultados y mejoran la calidad del vida del pequeño.

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p.e. páginas visitadas). Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies