Los museos para niños son una gran alternativa para fomentar su ocio y su aprendizaje a la par

Los museos para niños se convierten en un aliciente de ocio y tiempo libre para cultivar en familia. Representan una oportunidad de aprendizaje infantil más allá del contexto del aula. Los museos infantiles son una excelente propuesta para padres que quieren inculcar en sus hijos el placer por el descubrimiento del entorno y la observación. También se convierten en una actividad que aporta experiencias en el ámbito académico a través de una excursión didáctica. ¿Te apasionan el mundo de la educación y el ocio infantil? No te pierdas nuestro Curso de Monitor.

Las bibliotecas realizan una labor de promoción de la lectura que comienza en la infancia. Y muchos museos también programan actividades para niños. Actividades dinámicas dirigidas a un público infantil.

Por ello, puedes consultar la programación de distintos museos en el entorno próximo. Así podrás comprobar cuáles de estos museos cuentan con un programa infantil en su agenda. Existen museos de distintas temáticas. Es decir, no solo el arte es un elemento de interés. Por ejemplo, un Museo de Educación Ambiental es un espacio didáctico en el que los más pequeños de la casa descubren el entorno. Interiorizan valores ecológicos y toman conciencia de la importancia de cuidar la naturaleza.

Uno de los puntos de interés que puede fascinar a los niños es el Museo Valenciano del Juguete. Un viaje a la infancia visto a través del juguete como elemento protagonista. Un lugar en el que descubrir juguetes de otro tiempo con los que disfrutaron los niños de otras generaciones.

La infancia es uno de los periodos de la vida en los que los niños interiorizan hábitos significativos. Hábitos que en algunos casos reforzarán durante la etapa adulta. Este es un momento en el que puedes inculcar en los niños la motivación por la experiencia de visitar museos. Museos que ofrecen experiencias inolvidables.

Qué aportan los museos para niños

A continuación, puedes descubrir cuáles son las ventajas que los museos para niños ofrecen como forma de ocio:

1. Alimentan la mente. Por medio de esta experiencia, el niño tiene la oportunidad de romper su rutina de ocio y tiempo libre. Aprende mientras se divierte. Descubre a artistas que forman parte de la historia.

2. Adquiere valores. Valores tan importantes como el amor por la cultura y el arte. Una manifestación de humanismo que puede guiar la vida de una persona. Valores que son un hilo conductor del respeto y la admiración.

3. Experiencia de turismo. Al disfrutar del placer de visitar los museos, los niños también pueden tener una nueva visión de los viajes en familia. Viajes realizados durante las vacaciones de verano, Semana Santa o Navidad. En ese caso, desearán descubrir el lugar de destino poniendo una atención especial en la oferta de museos. Esta opción no es la única alternativa de ocio disponible durante un viaje. Sin embargo, sí es una opción más que puede integrarse con naturalidad.

4. Refuerzo del pensamiento visual por medio de una dinámica práctica. En un entorno especialmente creado para el aprendizaje, el niño puede ver, mirar y observar. En definitiva, descubre el entorno que le rodea.

5. Bienestar emocional. La experiencia de visitar un museo también está muy vinculada con las emociones. Por ejemplo, puedes alimentar el factor sorpresa cuando le hablas previamente sobre la actividad a realizar. Y describes las ventajas de visitar ese lugar.

6. Refuerzo del lenguaje y el vocabulario. Por medio de esta vivencia, el niño también descubre nuevas palabras en torno al arte. Y esto refuerza de forma constructiva sus habilidades de comunicación.

Cómo fomentar el arte y la cultura durante la infancia

¿Qué opciones educativas es posible llevar a cabo en este momento?

1. Conviene visitar las tiendas de los museos para niños para comprar algún recuerdo. Por ejemplo, postales con imágenes de los cuadros presentes en el museo. Algunas de estas postales pueden enviarse a amigos y familiares para hacerles partícipes de esta experiencia.

2. Disfrutar de los escaparates de las tiendas de cuadros. Al pasear por las calles de pueblos y ciudades, también es posible dar un especial protagonismo a estos puntos de interés artístico. Tiendas en las que sus escaparates exponen el arte de diferentes artistas. Un gesto tan sencillo como observar las novedades del interior desde el exterior.

3. Comprar cuadros para casa. Desde el punto de vista decorativo, el interiorismo de un hogar también se refuerza por medio de elementos artísticos. Los cuadros visten las paredes de una casa. En ese caso, es posible acudir con el niño a elegir un cuadro de motivos infantiles que le guste especialmente.

4. Libros de arte para niños. Puedes poner en valor la relación del arte con la lectura. El arte también adquiere el formato de un libro a través de obras sobre esta temática. En ese caso, puedes regalar al niño un título dirigido al público infantil. Acompáñale en la lectura de la obra. Comenta algunos detalles. Descubre las páginas de esa obra desde la ilusión. También puedes visitar la sección infantil de la biblioteca para seleccionar libros de arte para niños.

5. Turismo de proximidad para visitar museos para niños. La experiencia del turismo no solo puede disfrutarse en destinos lejanos. Sino también, en lugares cercanos al hogar. Excursiones breves en las que descubrir lugares llenos de belleza.

Arteterapia para niños

Otra de las fórmulas creativas que puedes poner en valor es la experiencia de la arteterapia como forma de creatividad infantil. En este caso, el arte adquiere un componente terapéutico como forma de expresión y comunicación emocional. Este es un ejercicio de creatividad en el que el niño no se posiciona como espectador del arte. Él es el protagonista.

También es posible realizar el ejercicio de colorear mandalas. Enmarcando después alguna de esas creaciones. Además de las propuestas de los museos para niños, puedes practicar estas ideas. La infancia es una de las etapas de la vida más importantes. Y la educación es un valor para la libertad.

Por tanto, los museos para niños refuerzan la experiencia de felicidad infantil. Son un excelente pasatiempo de ocio y tiempo libre. Esta lluvia de ideas de planes puede inspirarte.