Un centro de atención temprana es un espacio que brinda atención asistencial a los niños y a su entorno. Este apoyo es totalmente personalizado, ya que se trabaja de forma individual de acuerdo a las necesidades específicas de cada niño.

Es decir, la labor se ajusta a las necesidades del propio niño. Por tanto, esta atención siempre parte de la mirada a un diagnóstico del caso en concreto. Y, por ello, el tratamiento ofrecido plantea una respuesta ante esta circunstancia. Los niños que pueden recibir este tipo de apoyo son los que se encuentran en la primera etapa vital. Generalmente, hasta que tienen entorno a seis años. ¿Te gustaría formarte para tratar trastornos evolutivos en los niños? El Curso Atención Temprana te aportará todas las capacidades que necesitas para ejercer como profesional en este ámbito de la Pedagogía Infantil.

Qué es la atención temprana

El equipo de profesionales que conforma un centro de atención temprana trabaja desde una metodología de carácter multidisciplinar. Desde el punto de vista de los recursos humanos, este centro está integrado por personas formadas en distintas disciplinas. Algunas de estas especialidades son la psicología, la logopedia o la fisioterapia. Un equipo interdisciplinar que puede ofrecer un apoyo integral al niño. Este tipo de centro también se caracteriza por realizar la ejecución de un trabajo en colaboración con los demás.

El significado de esta atención temprana no solo es muy importante en relación con su objetivo terapéutico. Además de ello, el contexto temporal en el que se desarrolla es muy relevante. Es decir, esta primera etapa vital del niño es determinante en el futuro. Por ejemplo, puede darse la circunstancia de que el niño experimente algún tipo de dificultad en su proceso de desarrollo. Esta situación produce determinados efectos que pueden extenderse a largo plazo. Ante esta perspectiva de necesidad de atención temprana, el niño requiere este tipo de apoyo.

Este tipo de espacio no solo cuenta con un importante equipo a nivel humano. Se trata de un servicio que cuenta con medios y material técnico como parte del proceso de ayuda. En definitiva, este apoyo forma parte del proceso de adaptación del niño a la rutina y contexto social.

¿Por qué es importante la estimulación temprana?

Recibir el apoyo de un centro de atención temprana puede ser de gran ayuda para el niño. Pero también lo es para la familia que eleva su nivel de resiliencia y de preparación. Gracias a ello, la familia cuenta con el apoyo directo de los profesionales especializados. Y, a su vez, la implicación de los padres es una parte importante en este proceso de evolución y adaptación al cambio.

Por tanto, un centro de estas características refuerza el trabajo en equipo con los padres del niño. El apoyo y el acompañamiento de la familia repercute positivamente en el bienestar del propio niño. Para ello, los padres reciben información y formación sobre los consejos que pueden poner en práctica. Una información que potencia el cuidado de los pequeños en el hogar.

Además, esta atención centrada en la colaboración multidisciplinar del equipo también tiene su base en una atención integral. Por tanto, esta visión favorece el desarrollo del niño que avanza a su ritmo.

Objetivos de un centro de atención temprana

Hemos visto la importancia que tiene la asistencia de este tipo de centros sobre el desarrollo integral del niño. Pero, más concretamente, ¿cuáles son los objetivos de un centro de atención temprana? ¡Sigue leyendo!

1. En primer lugar, el refuerzo de la atención a niños se suele dar entre las edades comprendidas de cero a seis años. Este es el grupo de población al que se dirige este servicio terapéutico. Una atención que no solo pone su punto de vista en el presente, sino también en el futuro.

2. Por medio de estas pautas de atención temprana, el niño incrementa su nivel de bienestar en su entorno inmediato. Este hecho mejora su calidad de vida en la rutina de cada día. Y, a su vez, esta circunstancia también eleva la satisfacción de sus familiares directos.

3. Otro de los objetivos de un centro de atención temprana es ofrecer apoyo a padres y madres que tengan dudas, desorientación y preocupación cuando su hijo tiene un diagnóstico determinado. Este acompañamiento tranquiliza a los padres y esto también influye en el niño.

4. Desde el punto de vista terapéutico, el objetivo de estos centros es diseñar estrategias adecuadas en cada diagnóstico. Esta intervención  previene un posible agravamiento de una situación. Ya que, además, este tratamiento también tiene incluye un seguimiento. Un centro de estas características potencia el bienestar de manera sistémica. Por ello, no solo cuida del niño, sino que también eleva el bienestar de su entorno directo.

5. Este apoyo también es vital para que los más pequeños desarrollen nuevos aprendizajes y adquieran recursos, así como habilidades que elevan su nivel de autonomía.

Actividades en un centro de atención temprana

Tras la descripción de qué es la atención temprana y cuáles son los objetivos de los centros especializados, a continuación puedes ampliar esta información. Para ello es imprescindible que conozcas cuáles son las actividades desarrolladas en este espacio. Son actividades que tienen una motivación terapéutica. Es decir, potencian un objetivo de estas características.

Los centros de atención temprana pueden preparar actividades en las que los padres aprenden rutinas que pueden continuar en el hogar. Reciben esta información y adquieren autonomía para aprovecharla. En un espacio de estas características pueden llevarse a cabo actividades de distinto tipo. Por ejemplo, hay talleres especializados en una temática, que se dirigen a personas que necesitan recibir esta información práctica. Y, además, el centro también puede ofrecer sesiones de logopedia.

¿Cuánto tiempo se necesita el apoyo de los centros de atención temprana?

Como hemos comprobado, un centro de atención temprana cumple una función esencial sobre el desarrollo infantil y juvenil. En este sentido, existe una comunicación frecuente entre los profesionales que trabajan en el centro y los padres del niño. Este diálogo frecuente fortalece la confianza mutua que es tan importante en este proceso de ayuda. Desde el punto de vista temporal, ¿cuánto tiempo dura la atención temprana? Esta es una de las preguntas que suelen hacerse padres y madres cuando inician este proceso. Sin embargo, no existe una respuesta general.

Un centro de atención temprana atiende a cada niño de manera personalizada. Algunos niños necesitan un apoyo puntual, mientras que otros requieren una asistencia más continuada. Este acompañamiento puede combinar tanto la parte teórica como la parte práctica.