Te contamos qué cualidades debe tener una niñera

La conciliación laboral es muy importante para padres y madres. Sin duda, incrementas tu nivel de felicidad cuando organizas tu vida profesional y personal desde este punto de vista. Y más si es con la confianza de saber que tu hijo es cuidado por una niñera profesional. Asimismo, es importante que el vínculo entre la familia y la niñera parta de una confianza mutua. Infórmate ya sobre nuestro Curso jardín de infancia y sigue leyendo con nosotros.

Para conseguir esta confiannza es esencial potenciar la comunicación asertiva y la colaboración. Pero para poder delegar con confianza en una persona competente, es igualmente esencial elegir a una niñera cualificada. Una persona preparada y responsable para cumplir con sus deberes.

Por ello, al iniciar el proceso de selección de la persona ideal para el puesto, debes contar, antes que nada, con una descripción de las competencias inherentes al cargo.

Qué aptitudes debe tener una niñera

Toma nota de estas sugerencias:

1. Responsable. Debe ser alguien capaz de seguir las indicaciones que le han sido dadas. Manteniendo además la capacidad de tomar decisiones por iniciativa propia en caso de que suceda algún imprevisto grave. La rutina del día tampoco puede predecirse de forma literal. Por ello, es fundamental que la persona sepa gestionar todas las situaciones que pueden presentarse en la jornada.

2. Puntual. En relación con el punto anterior, debe llegar a la hora prevista a su puesto de trabajo. Esta es una característica indispensable que incrementa el nivel de tranquilidad de los padres.

3. Observadora. Como profesional, no solo puede conocer mejor al niño o la niña por medio de las indicaciones y descripciones realizadas por los padres. También puede descubrir el modo de ser de la persona a la que cuida a través de la observación. Una atención al detalle que está muy presente en un trabajo tan humano. Un empleo en el que el vínculo relacional alimentado por la confianza es fundamental.

4. Creativa. Los juegos forman parte de la rutina infantil. El ocio como forma de pasatiempo alimenta la autoestima del niño. La niñera también compartirá tiempo de entretenimiento. Por ello, es positivo que sea creativa para proponer dinámicas de ocio pedagógicas y educativas.

5. Amable. Desde el punto de vista de la inteligencia emocional, existen cualidades que son esenciales. Por ejemplo, la cercanía en el trato, las habilidades sociales, la escucha atenta, la simpatía, la empatía, la actitud proactiva y la amabilidad. Esta profesional va a acompañar a esa persona tan importante para ti durante mucho tiempo. Por ello, la inteligencia emocional y social hace que su compañía resulte especialmente agradable.

Qué beneficios tiene contratar una niñera

1. Calidad de vida para ti. Las dificultades de la conciliación laboral suponen un motivo de estrés. Por ejemplo, la larga lista de ocupaciones y el cansancio diario. Sin embargo, al contar con el apoyo de una profesional que te ayuda en este objetivo de conciliación, eres feliz. Te concentras más en tus asuntos de trabajo cuando estás en la oficina. Y disfrutas de tu vida familiar cuando estás en casa. Cuentas con la colaboración de una persona de tu total confianza. Y esto te aporta tranquilidad.

2. Establecimiento de horario. Incrementas tu nivel de flexibilidad para concretar el tiempo en el que necesitas los servicios de esta profesional. Pudiendo, además, atender a posibles circunstancias particulares. Por ejemplo, cambios en la jornada de trabajo que requieren de una nueva respuesta de conciliación.

3. Atención personalizada. Esta es una de las características diferenciales de este servicio profesional. El cuidado siempre parte de esta atención individual. Algo que aporta una ventaja en cuanto al tiempo en términos de calidad y cantidad.

4. Pedagogía. Esta profesional no solo cuida, también educa a través de su acompañamiento constante. Y por medio de su ejemplo. Es una figura de referencia para el niño o la niña. Una niñera es una persona vocacional que disfruta de su trabajo. Por tanto, puede aportarte feedback y retroalimentación constante sobre aspectos interesantes.

Qué puede aprender el niño o niña

En líneas generales, todo lo que se especifica a continuación:

1. Valores. Los valores son la guía del obrar correcto. Un soporte fundamental de la educación que comienza en la infancia. Esta profesional puede inculcar estos valores al niño por medio de su proceso de seguimiento.

2. Idiomas. Si esta profesional habla inglés, por ejemplo, también puede mantener conversaciones en este idioma con tu hijo. La comunicación es fundamental en el desempeño de este trabajo durante la convivencia diaria. Por ello, esta profesional se comunica con tu hijo de manera habitual. Desde el punto de vista del lenguaje, tu hijo puede beneficiarse al estar en contacto con todo tipo de hablantes.

3. Mantenimiento de una rutina. La rutina es una forma de estructurar el tiempo en torno a hábitos. Una rutina que en este caso estará adaptada a las necesidades del niño. Se centrará en sus hábitos de sueño, descanso y ocio, y si estos no son adecuados, podrá corregirlos.

4. Lectura de cuentos. La promoción de la lectura es un aspecto fundamental desde la niñez. Es positivo transmitir a los niños la pasión por ese arte tan mágico de contar historias. Esta profesional puede contar cuentos a los niños. Y puede acudir con tu hijo a la sección infantil de la biblioteca para seleccionar material que llevar a casa.

Cuándo tomar la decisión de contratar a una profesional

Este es un aspecto que debes considerar a partir de tus propias circunstancias familiares. Es importante que elijas a una buena profesional, porque esto aporta estabilidad a tu hijo. No es positivo que tenga que acostumbrarse constantemente a una nueva persona. Es decir, lo ideal es que este puesto de trabajo esté definido por la estabilidad.

La influencia positiva de la niñera no solo se percibe en el niño, sino también en la familia. ¿Por qué motivo se produce esta circunstancia? Gracias a esta continua colaboración, te resulta más sencillo organizar tu vida familiar y tomar decisiones. Cuentas con la colaboración de una persona en la que puedes delegar con confianza. Porque es una persona competente y responsable en el cumplimiento de sus funciones.