Un bebé nace sin dientes visibles en la boca. Sin embargo, en un bebé recién nacido, hay 20 dientes de leche completamente formados debajo de las encías. Estos dientes se aflojan y caen en la franja de edad de los seis a 10 años para dar el paso a los dientes permanentes. Si quieres conocer con más profundidad el desarrollo dentario del niño, así como su evolución y desarrollo en general puedes ampliar tus conocimientos con nuestro Máster en Pediatría.

Cuándo salen los dientes de leche y cuáles son sus funciones

Los dientes de leche emergen de las encías del bebé durante los primeros años de vida. Cuando  el bebé tiene entre 2 y 3 años y medio, estas piezas dentales deberían haber salido por completo, siguiendo el siguiente proceso:

  • Los cuatro dientes frontales, los incisivos centrales, son los primeros dientes que salen (dos en cada uno de los maxilares, el superior y el inferior). Aparecen seis meses después del nacimiento.
  • Luego, dos incisivos laterales en la mandíbula superior e inferior crecen a lo largo de los incisivos centrales. Cuando el niño llega a los 15 meses, por lo general, tienen un juego completo de ocho incisivos: los dientes que muerden o cortan.
  • A continuación, les siguen los primeros molares, que ayudan al bebé a triturar la comida. Los dos primeros molares se colocan a cierta distancia de los incisivos para dejar espacio para que los caninos crezcan. Los primeros molares deberían haberse desarrollado alrededor de los 19 meses.
  • Les siguen los dientes caninos; generalmente, se presentan dos a los 23 meses. Estos dientes se utilizan para desgarrar y permiten al bebé manejar alimentos más texturizados.
  • Finalmente, se manifiestan los segundos molares; de nuevo, dos en el maxilar superior y dos en el maxilar inferior. Completan el conjunto de los 20 dientes de leche alrededor de los 27 meses.

¿A qué edad salen los dientes?

Sobre cuándo empiezan a salir los dientes y cómo es la evolución de las piezas dentales, cabe destacar que esto puede variar de un bebé a otro, pero, en general y a modo de aproximación, se aplica la siguiente línea de tiempo.

  • 15 meses: 8 dientes.
  • 19 meses: 12 dientes.
  • 23 meses: 16 dientes.
  • 27 meses: 20 dientes.

¿Cuándo se empiezan a caer los dientes de leche?

Una vez que se completa el juego de dientes temporales, las mandíbulas crecen para dejar espacio a la salida de dientes en bebés que ya será permanente y que comienza alrededor de los 6 años.

Por regla general, los dientes de leche se caen a partir de los seis años y son reemplazados por un conjunto completo de dientes definitivos alrededor de los 12 años.

La importancia de la salud bucodental en la infancia

Aunque los dientes de leche son temporales, deben mantenerse libres de caries y requieren un cuidado. La caries dental puede ocurrir muy temprano en la vida de un bebé y se conoce como «caries de biberón». La afección ocurre si los dientes del bebé se exponen con frecuencia a líquidos azucarados durante períodos prolongados.

Los piezas dentales de leche sanas ayudan al niño a comer, masticar y hablar con normalidad. Los dientes con caries pueden obstaculizar la capacidad del niño para comer normalmente, lo cual afecta a su crecimiento y desarrollo. Además, un diente temporal con caries puede provocar una infección capaz de dañar el diente permanente que crece debajo.

¿Cuándo empezar a limpiar los primeros dientes?

La higiene bucal del bebé debería comenzar incluso antes de que salgan los primeros dientes de leche. Debe adaptarse a la edad y necesidades de cada niño. Hay que elegir los accesorios y las técnicas más adecuadas.

Antes de la dentición, hay que mantener la higiene de las encías y la lengua del bebé limpiándolas con un hisopo de gasa húmedo y suave. De esta forma, eliminamos los restos de leche que queden en la boca después de cada toma.

Una vez que hayan aparecido los dientes, el cepillado se convertirá en una parte de la rutina diaria de higiene dental infantil. Lo más recomendable un cepillo de dientes para bebés con una cabeza pequeña y redondeada con cerdas muy suaves para evitar dañar sus encías.

¿Cómo preservar los primeros dientes del bebé?

Los dientes de los bebés se protegen exactamente de la misma manera que los dientes de los niños y adultos: hay que cepillarlos. Además de esto, existen algunos consejos de los dentistas y pediatras para ayudar a los padres a proteger los primeros dientes de sus hijos:

  • Es importante evitar que el bebé se quede dormido tomando el biberón, ya que los residuos de leche entran en contacto con las encías o los dientes y esto aumenta el riesgo de caries.
  • Hay que separar más las tomas nocturnas cuando ya hayan salido los primeros dientes. El bebé debe alimentarse preferiblemente durante el día. Durante las horas de sueño, las bacterias orales son más activas y se alimentan de la leche que queda en la boca del bebé.
  • No hay que mojar el chupete en azúcar o bebidas dulces. Evita ofrecer al niño alimentos azucarados, batidos o zumos de frutas.
  • El cepillado de dientes debe hacerse al menos dos veces al día, después del desayuno y antes de acostarse por la noche. Esto asegurará que se eliminen la mayoría de las bacterias que se han formado durante la noche, lo que limitará su crecimiento.

Limpiar los dientes del bebé paso a paso

Cuando todavía son muy pequeños, los niños no pueden cepillarse los dientes solos. Depende de los padres asegurarse de realizar un correcto cepillado de los dientes temporales siguiendo unos sencillos pasos:

  • Después de cada comida, hay que mojar su cepillo de dientes con agua.
  • Limpiar suavemente las encías y los dientes.
  • Para hacer una limpieza profunda, hay que realizar movimientos circulares muy suaves cubriendo tanto el arco superior como el inferior.
  • No olvides limpiarle también el interior de la lengua donde se acumula una gran cantidad de bacterias.

Hasta el primer año de edad no se recomienda utilizar ningún tipo de pasta de dientes para niños. Los bebés deben aprender a enjuagarse la boca después de cepillarse los dientes antes de poder poner un poco de pasta de dientes en el cepillo.

Hasta que el niño tenga una dentición completa, no es necesario utilizar accesorios de limpieza adicionales como el hilo dental o cepillos interproximales. Para el cuidado de los dientes de leche, es fundamental visitar al dentista con regularidad. De esta forma, se previene cualquier enfermedad o problema que pueda surgir en desarrollo de los dientes del bebé.