La escuela infantil Montessori promueve un conocimiento libre y creativo, a través de la exploración y la autonomía del propio niño. Este método permite a los menores desarrollar sus habilidades esenciales siendo protagonistas de su propio aprendizaje. Para ello, los centros escolares que apuestan por esta filosofía tienen unas características y funcionamiento específico, que te contamos a continuación. ¿Quieres aprender cómo aplicar esta metodología? Cursa el Máster en Pedagogía Montessori y únete a este sistema educativo.

¿Qué es la educación Montessori?

La educación Montessori crea espacios orientados a promover un desarrollo libre e independiente, en que cada niño adquiere conocimientos y habilidades a su propio ritmo y siguiendo su curiosidad natural.

Este sistema educativo fue propuesto por la pedagoga italiana María Montessori entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX, con el objetivo de proponer un modelo de educación activo, personalizado y adecuado a la diversidad, y basado en la experimentación.

Por lo que la escuela infantil Montessori crea un ambiente propicio que invita a la creatividad y a la exploración, y que a la vez, potencia las habilidades cognitivas, físicas, sensoriales y socioafectivas de los pequeños. En este contexto el educador toma una función de observador para guiar el desarrollo del niño, pero siempre respetando la capacidad que tiene de aprender por sí mismo.

El fomento de la interacción, el trabajo de la gestión emocional y el impulso de la autoestima y del talento son algunas señas de identidad que caracterizan a la metodología Montessori.

El rol del guía Montessori

Ahora que ya sabes qué es una escuela Montessori y cuáles son sus características, es importante profundizar acerca del rol que desempeñan los educadores en estos espacios.

En este sistema de enseñanza, el educador toma un rol de orientación y acompañamiento, y de ahí que sea conocido como guía Montessori. Algunas de sus funciones principales son las siguientes:

  • Ofrecer oportunidades de trabajo inteligente de acuerdo a las necesidades, capacidades e intereses de cada niño.
  • Aplicar un sistema de enseñanza-aprendizaje activo, en que el niño es el propio protagonista de su desarrollo.
  • Intervenir lo menos posible en el aprendizaje del menor para fomentar un desarrollo libre y a ritmo individual.
  • Promover un aprendizaje experimental y autocorrectivo.
  • Fomentar la autonomía y la independencia a nivel físico y psíquico.
  • Permitir al niño actuar y tomar sus propias decisiones, generando confianza y acompañamiento.
  • En las escuelas con método Montessori, el guía no debe imponer castigos, ni premios, ya que la motivación por seguir aprendiendo nace del propio trabajo del pequeño.

 

«Cuando un niño se siente seguro de sí mismo deja entonces de buscar aprobación en cada paso»

María Montessori

 

Cómo identificar una escuela Montessori

¿Cómo podemos saber si se trata de un colegio Montessori? Hay centros que llevan este nombre y en algunos casos no practican dicho método educativo.

Afortunadamente, hay una serie de rasgos diferenciales (muchos se pueden ver a primera vista) que caracterizan a una escuela infantil Montessori. Veamos cuáles son:

Ambiente preparado

En la escuela infantil Montessori cuando hablamos de ambientes nos referimos a las aulas. Estas están diseñadas y orientadas a fomentar la exploración y el conocimiento desde la primera infancia, desde la libre elección y la motivación. De ahí que este tipo de centro educativo sea conocido también como escuela activa, donde cada niño es diferente y toma su propio ritmo y camino en la educación y desarollo.

Para ello, se crean espacios propicios; amplios, abiertos, con luz natural y poca decoración. Además, cada elemento promueve un desarrollo libre y autónomo en el niño.

El ambiente Montessori está subdividido en distintas áreas temáticas:

  • Vida práctica: adquisición de habilidades para la realización de tareas y destrezas básicas, y adquisición de roles sociales.
  • Zona sensorial: espacio orientado a la estimulación de los sentidos en la infancia.
  • Matemáticas: se promueve el aprendizaje de los números, el conteo y las operaciones matemáticas.
  • Lenguaje: se fomentan las habilidades de lectura y escriura.
  • Cultura: se aprenden conocimientos relacionados con el arte, la música, la geografía y las ciencias, entre otras disciplinas similares.

El respeto y la libertad

En la escuela infantil Montessori prima el respeto y la responsabilidad, tanto con el entorno como con los materiales y recursos empleados.

Además otro punto característico es la libertad de elección y movimiento, ya que en el aula Montessori los niños pueden tomar sus decisiones en cuanto estar sentados o de pie, elegir la actividad que prefieren realizar o coger los materiales que le interesen en cada momento.

Grupos de edades mezclados

La escuela Montessori reúne a grupos de niños de diferentes edades que se distribuyen de la siguiente forma:

  • Nido: de 0 a 15-18 meses.
  • Comunidad infantil: de 18 meses a los 3 años.
  • Casa de niños: de 3 a 6 años.
  • Taller 1: de 6 a 9 años.
  • Taller 2: de 9 a 12 años.

Igualmente, estas divisiones pueden variar en función del desarrollo de cada niño y de que este se sienta o no preparado para avanzar al siguiente ambiente Montessori.

Materiales Montessori

Los materiales Montessori son uno de los distintivos más característicos de esta modalidad educativa. En este sentido, destacan los recursos didácticos específicos en matemáticas, lenguaje, estimulación sensorial, ciencias, etc. También como juguetes podemos encontrar figuras geométricas de madera y objetos de la vida práctica como vasos o cubiertos, entre otros.

Se trata de materiales diseñados por Maria Montessori con un sentido científico, precisos, autocorrectivos y distribuidos con un código de color que permite a los pequeños identificarlos. Asimismo, son objetos que promueven la estimulación y la experimentación en la infancia.

A simple vista podemos identificar este tipo de recursos, especialmente aquellos dedicados a la parte sensorial o a la vida práctica, que nos indican que estamos en una escuela infantil Montessori.

Orden y mobiliario adaptado

En la escuela infantil Montessori el mobiliario y el equipamiento se adaptan a las necesidades de los menores. Se emplean mesas y sillas de tamaño adecuado a la edad de los pequeños, así como percheros, estanterías y aseos perfectamente accesibles.

Y, obviamente, el orden y la limpieza toman especial relevancia, ya que los materiales y los juguetes se almacenan ordenados y sin amontonar y al alcance de todos los niños.