Los juegos cooperativos contribuyen a que los niños optimicen sus habilidades sociales a la vez que descubren cómo desarrollar su comportamiento en grupo. No es más que un apoyo al aprendizaje, ya que se educan en ámbitos como: el compromiso, la identificación de los sentimientos, las muestras de cariño o el cumplimiento de las reglas. Asimismo, esta importante formación precoz ayuda a los niños a entender los diferentes roles y los principios de la sociedad. ¿Quieres especializarte en este ámbito? Conviértete en Monitor de Ocio y Tiempo libre con nuestra titulación.

¿Qué son los juegos cooperativos?

Los juegos cooperativos son aquellos en los que los jugadores no compiten entre sí. En cambio, tienen un objetivo común para que ganen o pierdan juntos. La diversión proviene de la camaradería y el desafío del juego, no de ser el único jugador (o equipo) que quede en pie cuando todos los demás son eliminados. Nadie es eliminado en los juegos de cooperación, ya que lo que se elimina es el incentivo a ganar a los demás para poder destacar.

Beneficios de los juegos de cooperación

Gracias a los juegos cooperativos, se consigue aprender cuándo es apropiado ser competitivo y cooperativo, lo cual será esencial para el desarrollo de la educación y de la infancia de tu hijo.

Aprender a cooperar con compañeros y profesores puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso en las áreas de educación, deportes y estilo de vida familiar.

No es sorprendente que el juego cooperativo sea una parte importante del desarrollo social de un niño. Entre sus muchos beneficios están los siguientes:

  • Fomenta la cooperación como habilidad.
  • Requiere y por lo tanto desarrolla habilidades de comunicación.
  • Fomenta la empatía (porque cuando los niños establecen las reglas para su sesión de juego, tienen que pensar en lo que es justo para todos y cómo sus acciones pueden afectar a los demás).
  • Ayuda a los niños a desarrollar y comprender el concepto de confianza (si establecen reglas, debe aprender a confiar en sus compañeros de juego para que funcione)
  • Les enseña a solventar los problemas que puedan surgir durante el juego, así que aprenderán a mantener un compromiso con los demás y a buscar soluciones comunes.
  • Evolucionan su reducido vocabulario fomentando el diálogo.
  • Inculca las habilidades de escucha.
  • Fomenta el amor propia y la confianza en uno mismo.
  • Desarrolla el lenguaje y las habilidades de negociación.
  • Enseña a los niños a seguir instrucciones.

5 ejemplos de juegos cooperativos

Para hacernos una idea más clara del concepto, vamos a poner algunos ejemplos de juegos cooperativos para niños más populares:

1. La cadena

Este juego cooperativo consiste en que dos niños se cojan de la mano y creen la primera cadena. Así, tendrán que ir tocando a otros para unirlos al grupo. Los demás pequeños intentará huir, pero si uno es alcanzado deberá unirse a la cadena y así hasta finalizar con el último jugador que quede. Al finalizar el juego, iniciarán una nueva ronda los dos jugadores que fueron tocados en la primera fase.

2. El lago encantado

Con una tiza se marca un espacio del suelo en formando un lago y metiendo dentro aros de plástico (como si fueran las piedras donde pisar). De forma que se crea como un «lago encantado» donde ningún niño puede tocar el agua, solo pueden pisar el interior de los aros. Si alguien cae, no puede moverse hasta que otro jugador lo salve dándole un abrazo.

3. El balón

Este es otro ejemplo de juego colaborativo de lo más divertido. Es fan fácil como tirar una pelota al aire con el objetivo de que no toque el suelo. ¿Cómo? los jugadores tendrán que hacer equipo para evitarlo, pasándose el balón continuamente, evitando que se caiga.

4. Elefantes, vacas y jirafas​

  1. Se organiza a un grupo en un círculo con una persona, la persona que llama, en el centro.
  2. Esta persona señala a alguien del círculo y grita «elefante», «vaca» o «jirafa».
  3. La persona a la que se apunta, así como quien permanece a cada lado de él / ella, se convierte en un equipo instantáneo y tendrá que coordinar sus acciones y representar cada animal como se describe a continuación.
  • Elefante: quien esté en el centro, coloca ambas manos frente a su nariz en un cilindro para formar una trompa. Los compañeros de cada lado formarán las orejas inclinándose colocando una mano por las caderas de la persona central y la otra por la cabeza.
  • Vaca: la persona del centro entrará bloqueando sus dedos y los volteará boca abajo para que los pulgares apunten hacia abajo formando ubres. La gente de fuera después ordeñará las ubres.
  • Jirafa: el del centro coloca sus manos directamente sobre su cabeza juntas, formando el cuello, mientras que las dos externas arquean la espalda tocando los dedos de los pies de la persona del medio para formar las piernas.

Si no llegan a esta posición a la cuenta de 5, el último en ponerse en posición se convertirá en la persona central.

5. Los nombres

Este juego cooperativo consiste en que los menores cuenten el número de letras de su nombre. Luego hay que pedirles que busquen a alguien que tenga el mismo número de letras. Esos dos ahora son socios. Si una persona no puede encontrar a alguien, permítele usar otro nombre por el que se le llama (su apellido o apodo). Si todavía no encuentra a alguien con quien emparejarse, que lo haga con una persona que tenga el número más cercano de letras.

Consejos para liderar juegos colaborativos para niños:

  • Crea una historia interesante. En lugar de decirle a tu grupo que se suba a un árbol y se mantenga en equilibrio, pídeles que se imaginen que son agentes secretos que están escapando de un malvado enemigo y que deben esperar pacientemente mientras los guardias se van.
  • Haz que las reglas sean apropiadas para su edad. Algunos niños pueden tomárselo como un desafío usando un enfoque de «lo más rápido posible» o «récord mundial». Mientras que otro grupo puede utilizar vendas en los ojos, o un desafío de tiempo de «reloj de cuenta regresiva».
  • Presenta las actividades que sean más fáciles primero y hazlas progresivamente más difíciles. Quieres que experimenten el éxito y la diversión desde el principio y que se relajen trabajando entre ellos.
  • Sobre todo, ¡divertíos! Si una actividad acaba de ser estresante, agrega una actividad rápida y divertida para restablecer el estado de ánimo antes de pasar al siguiente desafío.

Como conclusión, los diferentes tipos de juegos cooperativos son una estupenda alternativa para reforzar las relaciones sociales y la vez, una forma ideal de entretenimiento. Además, durante el proceso, los peques prosperan en habilidades que les serán de mucha utilidad en el futuro. Ahora que ya queda menos para la vuelta al cole, apostar por los juegos colaborativos es una buena opción tanto para fomentar la diversión, como para potenciar el espíritu competitivo y la motivación.