Los juegos predeportivos implican una enseñanza pedagógica. El fin de estos es que los niños aprendan las primeras reglas de un deporte, además de ciertas competencias. No se trata de la actividad deportiva en sí misma, sino en que los pequeños adquieran destrezas significativas. Y es que estos ejercicios son fundamentales para el desarrollo del menor y su actitud ante cualquier contexto de la vida. Si quieres trabajar con niños y emplear el juego para inculcarles un mayor aprendizaje fórmate como Monitor de Ocio y Tiempo Libre con nosotros y dedícate a ello profesionalmente.

¿Qué son los juegos predeportivos?

Los juegos predeportivos son actividades dirigidas a los más pequeños para acercarles a las reglas y práctica de determinados deportes. Mientras que el deporte tiene un fin competitivo, el juego contiene implicaciones didácticas. Esto significa el menor no debería buscar exclusivamente ganar, sino más bien divertirse durante todo el proceso.

Durante las actividades predeportivas se persigue el ejercicio parcial de una disciplina, que ayude a familiarizarse con las reglas de la misma. En lo que respecta a la didáctica empleada, se forman grupos que lleven a cabo una mínima competencia.

Con la opción de variar los ejercicios, se añaden nuevas reglas y retos, que vayan memorizando los alumnos. Como objetivos complementarios, además del reglamento, se busca que los pequeños adquieran destrezas y habilidades físicas.

Al final, a través de la repetición de ciertas actividades, con sus respectivas variantes, los menores logran múltiples beneficios. Estos se harán evidentes no solo en su condición física, sino en su socialización y autoconfianza frente al mundo.

Beneficios de las actividades predeportivas para los niños

Las actividades predeportivas aportan, sin duda, una multitud de ventajas en los más pequeños. Por razones obvias, obtienen  el gusto de practicar ejercicio físico y, al mismo tiempo, se comunican con sus compañeros. Aunque la diversión es una ventaja intrínseca en el juego, el logro de determinados objetivos les prepara para enfrentarse a obstáculos en cualquier contexto.

Ventajas físicas

Toda actividad física es beneficiosa para el organismo. Pero, para que el ser humano se acostumbre a su práctica periódica, es mejor familiarizarle con ello desde una edad temprana. Los deportes nos ofrecen ese atractivo. Nos enseñan cómo competir sanamente y focalizar nuestros objetivos.

Inculcar a los pequeños el deporte es en sí mismo una ventaja. Su práctica les permite mantenerse saludables, activando su circulación sanguínea y fortaleciendo su musculatura.

De igual modo, está comprobado que toda actividad física consigue reducir el estrés y la frustración. También ayuda en los procesos mentales porque así oxigenamos el cerebro y permitimos una adecuada irrigación sanguínea.

Estéticamente, la práctica deportiva consigue mantenernos en forma, siendo un complemento ideal para cualquier dieta alimenticia. A través de sus reglas, en los más pequeños se va desarrollando un interés por la responsabilidad y la disciplina. Estas son imprescindibles en todos los contextos, para mejorar las calificaciones y también para permitirles madurar.

Con el deporte enseñas al niño a controlar sus movimientos, poniendo en práctica el equilibrio y la expresión física. Por suerte, puedes llevar a cabo prácticas que permitan a los menores comunicarse con sus compañeros mientras realizan la actividad física, por ejemplo. Sin duda, esto mejorará su comunicación, mejorando también notablemente sus relaciones sociales.

Ventajas sociales

Las ventajas sociales son muy importantes. Con la ayuda de los juegos predeportivos se fortalece la permanencia al grupo. Al mismo tiempo, se incentiva en los menores el individualismo y su papel fundamental para el éxito colectivo.

A pesar de que los juegos contienen una mínima competencia, para incentivar a los grupos participantes, el mensaje último debe ser la diversión.

Como docente o árbitro de estas actividades predeportivas debes difundir la importancia de participar en ellas por encima de todo. Puede ayudarte a valorar los puntos positivos de todos los grupos, hayan ganado o perdido en el juego. La repetición o formación de nuevos grupos permitirá que todos los alumnos experimenten lo que es ganar.

Aprender a competir ayuda a los niños a buscar soluciones ante conflictos, asimismo les hace superar los fracasos. Consiguen visualizar sus metas e ir marcándoselas en función a sus posibilidades. Esto les permite afrontar nuevas experiencias, como es conocer a gente nueva y que les aporte beneficios a nivel personal.

Los pequeños, sencillamente, ganan en autoconfianza, que les permite mantener una visión positiva, a pesar de los fracasos que puedan experimentar. El hecho de convivir con sus compañeros y la capacidad de comprenderles hará que rompa con cualquier prejuicio social, convirtiéndose en personas afables.

Ejemplos de juegos predeportivos

Solo debes elegir uno o varios deportes que permitan la participación grupal. Pueden servir aquellos que posean un interés social o, incluso, algunos desconocidos que llamen la atención a los estudiantes.

Por ejemplo, te pueden servir el fútbol, el baloncesto, el balonmano, el béisbol, el hockey o el vóley. Como lo que nos importa es que se pongan en contacto con estas disciplinas deportivas, tenemos que crear un juego relacionado.

Juegos de fútbol

La destreza en el fútbol es importante, por eso te proponemos un juego para este fin. Se basa en hacer dos grupos, uno mayoritario, que controlará un balón, y otro minoritario, que intentará alcanzarlo. El grupo más pequeño se colocará en el centro para interceptar el balón que se irán pasando los jugadores del grupo grande. Se guardará una determinada distancia, delimitando las áreas que ocuparán los integrantes. Cuando un jugador del grupo pequeño controle el balón intercedido, ocupará el lugar de quien realizó el pase.

Siguiendo con el fútbol, puedes crear nuevamente dos grupos, uno defensor y otro atacante, que practiquen los saques de esquina. Esto permite poner en práctica varias reglas de este deporte, enseñándoles qué es una falta, un fuera de juego, etc.

Juego de baloncesto

Con respecto al baloncesto, podemos iniciar el contacto con el balón proponiendo 10 pases por equipo. El otro equipo, sin balón, deberá cortar y recuperar la pelota sin provocar infracción. Cuando consigan esto, se cambiarán los papeles, intentando atrapar el balón el otro equipo.

Como ves, los juegos predeportivos son muy importantes, sobre todo durante la época infantil. Los niños aprenden a ser un equipo y a superar diferentes obstáculos, ganando confianza en sí mismos. Además, la práctica del deporte les ayuda a desarrollar habilidades físicas y competencias sociales.

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p.e. páginas visitadas). Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies